Par biomagnético

par-biomagnetico-terapia-imanes  

Es una técnica no invasiva descubierta por el Dr. Goiz en 1988 en la que se colocan imanes en diferentes partes del cuerpo con el objetivo de neutralizar la acción de microorganismos (virus, bacterias, hongos y parásitos) y recuperar el equilibrio orgánico y hormonal.

Su base radica en que las enfermedades están producidas por una alteración en el pH (potencial de hidrógeno) del órgano afecto, desequilibrándose así química y biomagnéticamente.

Se realiz con el paciente tumbado en la camilla se hace un rastreo completo ayudados por dichos imanes y un test kinesiológico. Cuando se objetiva un acortamiento o elongación en las cadenas musculares se coloca un imán y, seguidamente se busca el otro punto con el que este primero resuena y hace pareja (par biomagnético) para impactar otro imán con la polaridad contraria. Se dejarán colocados el tiempo necesario hasta que se restablezca el pH.

El paciente se tumbará con los zapatos puestos para comprobar más objetivamente el cambio de longitud en sus extremidades.

Es importante tener en cuenta ciertas consideraciones:

  1. No es el campo magnético el que cura, sino la corrección del pH alterado a través del uso de imanes.
  2. Carece de efectos secundarios pero pueden aparecer crisis curativas, que son la manifestación de síntomas físicos y/o emocionales que aparecen tras el inicio de alguna terapia que estimule la desintoxicación del organismo.
  3. Esta técnica tiene una función preventiva, por lo que pueden realizarse chequeos con cierta periodicidad.

 

 
Hay más de 300 pares biomagnéticos, asociados cada uno a un determinado microorganismo o disfunción, pero este listado está en continuo crecimiento por la aparición de nuevos.